Para la conservación de la madera natural de tu mueble te aconsejamos:

  • Limpiar el polvo con un trapo o paño suave.
  • Utilizar una lija muy fina o una goma de borrar para manchas superficiales y pequeñas rozaduras.
  • Evitar situarlo bajo la exposición directa del sol y fuertes fuentes de calor.

Para una protección óptima te recomendamos utilizar un aceite, cera o barniz. Con ellos puedes conservar tanto su aspecto natural original como darle tu propio toque personal.

Puedes encontrar más información sobre estos productos en nuestro Editorial.